Cómo conseguir la musculatura perfecta
Puede que no seas un habitual del ejercicio físico y te estés planteando, como medio mundo, apuntarte a un gimnasio pasadas estas fechas. Por lo general, allí se va a perder peso y/o a ganar musculatura, aunque también es frecuente encontrarnos cada vez más casos de usuarios con problemas de salud, como por ejemplo de espalda. En cualquier caso, hay conceptos básicos que atañen a los 3 grupos, tales como el calentamiento y los estiramientos, ambos relegados a un segundo plano por la gente que quiere conseguir una musculatura prominente en tiempo récord. Si vas al gimnasio para desarrollar músculo, el calentamiento es tan importante como los ejercicios y aparatos específicos para tal fin.

Hacer bicicleta a buen ritmo, sin forzar, y un poco de cinta andadora, son la preparación perfecta para calentar antes de empezar. Una vez iniciada la rutina en pesas, extensiones de piernas, abdominales, etc., no debes olvidar ejercicios básicos como el press de banca o las sentadillas. Este tipo de movimientos hacen que varios grupos de músculos trabajen juntos, y también te ayudarán a evitar o corregir lesiones lumbares. Conviene que tengas claro cual es tu objetivo y que te marques esa meta, una musculación exagerada tampoco resulta estética. Para ello es importante trabajar el cuerpo entero y no centrar tus ejercicios en una sola zona.

El número de repetición de series deberá ir aumentando con el paso del tiempo, hasta llegar a ese punto donde sólo realizarás un mantenimiento. No te obsesiones con el peso, lo normal es que el cambio de grasa por masa muscular no lo veas reflejado en la báscula. Deja que tu cuerpo descanse el fin de semana y asimile lo adquirido a diario. Si tienes por costumbre realizar algún deporte extra, piensa en la compensación, los músculos que trabajes con esa actividad no deberás tratarlos con la misma insistencia en el gimnasio. Y por supuesto, paciencia, nadie ve los resultados en dos días.