Cómo cortar el jamón serrano
Se acerca la Navidad y es posible que en muchos hogares la visita que nunca falla sea el tan preciado jamón serrano, un producto líder todo el año y también en estas fechas. Aunque cada vez la igualdad está más presente en todas las casas, parece que la tradición deja a las mujeres la cocina, y al hombre el corte del jamón. Para que este exquisito manjar no se tronce malamente, no coja malos olores y pueda ser aprovechado hasta el final, te daremos unos pasos que te serán muy útiles sobre cómo cortar el jamón serrano:

En primer lugar, obviamente, colocar la pieza en la tabla de corte con la pezuña hacia arriba. Para realizar un buen corte se pueden utilizar tres tipos de cuchillos: uno de hoja ancha para la preparación y limpieza del jamón; otro alargado de hoja estrecha y flexible para el corte de lonchas; y por último, otro corto y fuerte para el corte de cadera.

El borde del jamón ha de estar siempre limpio y perfilado, desde antes de realizar el primer corte profundo en la caña. Iremos realizando cortes finos, de arriba abajo (con cuidado que la hoja no se dirija hacia nosotros) y procurar que cada loncha abarque el ancho de la maza. La cadera es la siguiente parte que cortaremos. Si clavas la punta del cuchillo corto alrededor del hueso, lograrás que las lonchas salgan limpias. Más tarde se sigue con la contramaza hasta tocar hueso. A partir de ahí, se le da la vuelta al jamón y se continúa con la babilla. Si quieres hacer taquitos de jamón serrano, podrás aprovechar la parte del jarrete.

Cuando realices la limpieza del jamón no olvides reservar una buena capa de corteza con tocino, que te será muy útil para volver a taparlo hasta que realices nuevos cortes. De ahí a la mesa y a disfrutar del jamón y la compañía.