Ejercicios de gimnasio para el fin de semana
Es cierto que no siempre disponemos del tiempo que quisiéramos para acudir al gimnasio, lo que en algunos casos nos deja como única opción el fin de semana, y esto provoca una sobrecarga en nuestro cuerpo por culpa de querer recuperar lo que no hemos hechos los días anteriores. Hay que tener mucho cuidado con esta práctica, ya que no logra para nada nuestros objetivos y lo único que nos puede ocurrir es que terminemos con lesiones a largo plazo y agujetas inmediatas.

Si tienes elaborada una tabla con sus correspondientes rutinas y ves que no puedes cumplirla a diario, deberás cambiarla por ejercicios más localizados y dejar para los días laborables entrenamientos que podemos adecuar a nuestra vida diaria, tales como ir caminando más a menudo en vez de desplazarnos en coche, una sesión nocturna de pesas… hay rutinas que puedes practicar en casa que favorecen el crecimiento muscular y, sobretodo, te preparan para los ejercicios fuertes del fin de semana.

Una vez en el gimnasio, empezarás con suavidad y ritmos bajos, te conviene calentar un mínimo de 20 minutos con bicicleta o cinta. Es muy importante que lo hagas, aunque ya hayas caminado toda la semana. A continuación, tu tabla personal tendrá que menguar tanto en repeticiones como en pesos, ya que son ejercicios de recuperación de ritmo y no de continuidad.

Si tienes la sensación de que no te resulta del todo completo, plantéate acudir al gimnasio para otras prácticas como pueden ser la natación, el voleibol o el padel; son muy completos y ejercitarás todos los músculos del cuerpo en un tiempo más reducido. Al término, deberás estirar como siempre, aunque no notes que te has ejercitado tanto, y si te apetece una sauna, mejor que mejor, le das tiempo a los músculos a que vayan distensando y eliminas toxinas.