El trench o la clásica gabardina
La gabardina es una prenda de abrigo también conocida como trench, todo un clásico que aúna comodidad y elegancia. Con el paso del tiempo, ha dejado de cumplir solamente la función de abrigo para los días mojados para convertirse en todo un must de cada temporada.

Es bien sabido que el creador del trench no es otro que Thomas Burberry. El diseñador recibió el encargo de crear una prenda resistente a la lluvia, confortable, cómoda y funcional para los oficiales británicos de la Primera Guerra Mundial, dado que debían pasar largas temporadas metidos dentro de trincheras soportando condiciones meteorológicas muy adversas.

Esa es la historia de la creación del trench (término que precede de trinchera). Se convirtió en una prenda que cautivo a las personalidades de la época, ya que al ser largo y al estar forrado, proporcionaba un calor muy agradable. Además, al estar fabricada con materiales impermeables, no calaba el agua de esos días mojados. Pero también cuenta con otras ventajas: grandes bolsillos con botones y solapa, que permitían guardar documentos e incluso armas sin miedo a que se cayeran.

La clave de su éxito es sin duda su comodidad y versatilidad, de modo que el trench comenzara a complementar estilos más urbanitas de la alta sociedad. En realidad, ya se convirtió en todo un icono de elegancia entre la burguesía en los felices años 20 en Estados Unidos, en el que una buena gabardina y un sombrero significa éxito profesional.

En la actualidad, el trench se reinventado tanto en sus materiales como en formas, colores y cortes, por lo que sigue conservando ese espíritu masculino y sofisticado de inspiración bélica que tanto gusta llevar especialmente en invierno.