Euphoria de Calvin Klein para hombre
Hoy me gustaría hablaros de una fragancia que recientemente he adquirido. Eso no significa que vaya a ser excesivamente subjetivo, pero sí es cierto que os voy a dar mi opinión al respecto. Se trata de Euphoria de Calvin Klein, la versión masculina de un perfume que ha logrado conquistar a muchas mujeres en su versión femenina.

De entrada me gustaría hablar del frasco, probablemente lo peor de todo. Es muy aburrido y deja mucho que desear en un producto tan caro dentro de su categoría. Es cuadriculado por completo y apenas tiene detalles. Está claro que no han invertido mucho tiempo y dinero a la hora de diseñarlo.

Hablando ya del perfume en sí, tengo que deciros que es muy masculino y sugerente. Es cálido, sexy e ideal para el fin de semana, aunque tampoco resulta molesto para el día a día. Eso sí, su poca perdurabilidad hace que se evapore en poco más de cuatro horas, por lo que no es muy recomendable si tu jornada laboral es larga y no pasas por casa hasta que la terminas.

Perteneciente a la familia madera-aromática, no es tan fresco como podría parecer y no tiene ese olor a bosque característico de los perfumes aromáticos. Podríamos decir que lo que más se percibe son las notas especiadas y amaderadas. La composición es la siguiente:

– Notas de salida: Pimienta, jenjibre, acorde de lluvia, sudachi (una fruta cítrica japonesa)
– Notas de corazón: Albahaca negra, hoja de cedro, salvia
– Notas de fondo: pachuli, secuoya, ámbar, ante

Está disponible en envases de 50 y 100 ml. El primero de ellos os puede costar unos 54 euros, mientras que el segundo os lo podéis llevar por unos 76 euros. Evidentemente, os lo recomiendo, pero seguramente podréis encontrar una fragancia mejor en el mercado.