Evitar lesiones en deportistas por culpa de los pies
Hacer deporte de manera habitual puede ser gratificante, obligatorio o sacrificado, según cada caso, pero si hay algo común a todos los deportistas son las lesiones. Siempre os hablo de la importancia de calentar antes y estirar después para evitarlas, pero lo que hoy quiero resaltar es el cuidado de los pies en los deportistas, ya que suelen ser los grandes olvidados, y son fundamentales para evitar lesiones si logramos unos hábitos y rituales básicos. Uno de los problemas habituales es el conocido como uña encarnada, lo cual produce gran dolor, enrojecimiento e inflamación en la zona afectada, lo que puede traer consigo infecciones que acaben causando la extracción.

Para prevenir este mal es aconsejable usar calzado que se ajuste apropiadamente a nuestro pie, ya que si es muy ajustado realizará presión, una de las causas que producen este mal. Tienes que notar que el zapato te permite que los dedos se muevan cómodamente. Para cortar las uñas, es aconsejable utilizar cortaúñas en vez de tijera, ya que favorecerá que realices un corte recto, que es lo recomendable. Si te metes mucho en los extremos de las uñas, su crecimiento provocará que se enquisten en la carne.

El largo de la uña también influye mucho en el cuidado de los pies: demasiado larga provoca que a cada paso realicemos unos imperceptibles toquecitos que, a la larga, favorecen la inflamación en todo su contorno; demasiado corta, riesgo de infección y sensación de dolor, como cuando te cortas con un folio. Retirar suavemente pieles y cutículas también conviene para evitar infecciones que puedan derivarse de un leve desgarro de piel. Por otro lado, la planta debe estar libre de todo tipo de durezas y callosidades, algo que puedes obtener con visitas al podólogo que después mantendrás en tu propia casa. Finalmente, es importantísimo secarse bien los pies y entre los dedos para evitar hongos.