Exfoliante casero de yogurt
Muchas son las mascarillas caseras que puedes aplicarte y que no sólo son más económicas que cualquiera que compres sino que además puedes hacerla con rapidez y mediante un proceso muy sencillo. Además, al estar compuestas de productos caseros o naturales, tienen innumerables beneficios para tu piel. En esta ocasión te traigo un exfoliante casero hecho con yogurt, y verás que es muy sencillito de hacer.

Los componentes del yogurt son muy beneficiosos para tu organismo y, por supuesto, para tu piel, ya que tiene muchas propiedades, principalmente refrescantes y desinfectantes. En definitiva, es una gran fuente de hidratación que le aporta luminosidad a tu piel y le da un aspecto de lo más saludable. Los ingredientes que vas a necesitar son muy comunes: yogurt y azúcar, y seguro que los tienes a mano. Ideales para comer con fresas y también para darle un mayor resplandor a tu piel.

En primer lugar, necesitas un yogurt natural, mejor que sea de los cremosos ya que será mucho más fácil de extender (del tipo yogurt griego y todos esos). Añádele una cucharada de azúcar de las grandes, que será lo que actúe como exfoliante. Remuévelo bien hasta que consigas una pasta uniforme, cuando la tengas, aplícatela enseguida sobre la piel antes de que se disuelvan los granos del azúcar. Una vez que te la hayas extendido, déjala actuar cinco minutos y aplícate un suave masaje para que los granos del azúcar se lleven consigo las pieles muertas. Por último, retira el exfoliante de yogurt con mucha agua ya que es una mezcla muy pegajosa. Notarás tu piel mucho más brillante y, sobretodo, suave.

En los próximos días te traeré más recetas caseras para que tengas una piel completamente sana y, sobretodo, muy suave. ¡Verás que tu chica lo agradece!.