La moda de los pantalones caídos
Exactamente no se sabe cómo llegó esta moda a imponerse entre los hombres, de repente llegó un día en el que el tiro de los pantalones comenzó a caer creando un nuevo estilo. Se trata de llevar los pantalones caídos, pero lo curioso es que no se llevan caídos por la fuerza de la gravedad precisamente sino por pura tendencia. Desde hace unos años se han consagrado como una prenda fundamental para dar un toque casual a la vestimenta masculina.

Los pantalones caídos también conocidos como baggy pants o con el tiro bajo es una prenda que está presente en el armario de multitud de hombres, pero lo que es una realidad es que se trata de una prenda cómoda que gana adeptos de entre todas las edades.

Lo interesante de llevarlos caídos es que la cintura del pantalón llega a bajarse hasta tal punto que muchos se atreven a lucir la ropa interior, dado que queda descaradamente al descubierto. De modo que son muchas las firmas de calzoncillos como Calvin Klein, que han aprovechado para realizar modelos especialmente diseñados para dejarse ver. ¿A quién no le gusta enseñar que lleva unos calzoncillos de marca?

Se dice que esta tendencia nació en las prisiones de Estados Unidos. Los reclusos solían adelgazar mucho mientras estaban cumpliendo condena y sus uniformes les quedaban demasiado grandes. Algunos intentaron sujetarse los pantalones para que no se les cayeran con cuerdas, cinturones o incluso cordones, pero en los centros penitenciarios estos elementos estaban totalmente prohibidos.

A partir de ese momento comenzó a exportarse este look a los barrios más marginales en forma de tendencia creada por los familiares de los presos en solidaridad con ellos. Pero en un mundo cada vez más globalizado, ahora los pantalones caídos tienen un hueco asegurado un papel como un auténtico básico en lo que se refiere a moda masculina de cualquier rincón del planeta. Así que ya sabes, los pantalones cuanto más bajos, mejor, ya no es necesario ni el cinturón, eso que te ahorras, pero no olvides llevar unos calzoncillos bien limpios.