Los beneficios de la cerveza
Existe la creencia extendida de que la cerveza engorda, es cierto que un consumo habitual no resulta muy conveniente especialmente si estás a dieta, pero esto no quiere decir que no puedas tomarte alguna sin caer en el exceso. Además, hay que tener en cuenta que tiene nutrientes necesarios y beneficiosos para el organismo.

Algunos estudios afirman que la cerveza tiene 90 calorías, aunque esto lógicamente varía en función del tipo de cerveza. Si se comparan estas calorías con otras como las bebidas isotónicas, los refrescos y algunos batidos, entre otros, no engorda tanto como algunos creen. Es más, algunos vinos pueden tener más calorías que la propia cerveza.

No obstante, esta deliciosa bebida también tiene nutrientes como la vitamina B, necesaria para un correcto funcionamiento y desarrollo de los tejidos corporales. Asimismo, tiene altas dosis de ácido fólico, mejora la circulación sanguínea y ayuda a un correcto funcionamiento del aparato digestivo.

Uno de los motivos por los engorda tanto la cerveza es porque es muy frecuente que vaya acompañada por algún acompañamiento como pueden ser unas aceitunas o unas patatas fritas. Por eso no conviene excederse con ella, hay que recordar que la mejor bebida con diferencia es el agua, pero una cerveza de vez en cuando con los amigos tampoco sienta mal.

Algunas de las propiedades más conocidas que posee son por ejemplo que ayuda a reducir y a prevenir los infartos de miocardio y tiene un efecto re-hidratante después de un intenso ejercicio físico ya que contiene un 95% de agua.

Otros beneficios son que evita la retención de líquidos y es una buena ayuda contra el estreñimiento. Sus propiedad ayudan incluso a mejorar el sistema inmunológico y puede disminuir el riesgo a sufrir Alzheimer por su contenido en silicio.