Tratamientos faciales para hombre
La piel de los hombres es muy diferente a las de las mujeres, ya que es más gruesa, más grasa y con un pH más ácido. Todo eso motiva que sea mucho más propensa a tener acné y a irritarse, especialmente debido al afeitado diario, ya que es muy agresivo para la piel. Por todo eso, los hombres debéis haceros periódicamente varios tratamientos para mantener la piel sana, hidratada, tonificada y firme. Hay muchos centros en los que puedes realizarte todo tipo de tratamientos faciales, pero te diré unos cuantos truquitos para que puedas hacértelos en casa utilizando diferentes productos:

– Crema limpiadora: Ponte un poquito en el mentón, nariz, pómulos y la frente, repártela suavemente con masajes circulares con los dedos, presionando la piel con mucho cuidado para poder relajar los músculos. Después quítate la crema con algodón humedecido en agua.

– Exfoliantes: Aplícate un gel exfoliante con la yema de los dedos y masajea con círculos. Quítatelo después con una esponja húmeda y sécate después la cara con papel higiénico o pañuelos de papel.

– Tonificantes: Lo primero, ponte dos algodones sobre los ojos y aplícate la loción tónica en la piel. Es recomendable que te pongas una que sea en spray y que haya unos 30 centímetros de distancia.

– Párpados: Ponte un poquito de crema en los párpados y masajea desde la parte interna del ojo, terminando con ligeros golpecitos con las yemas de los dedos en el párpado inferior desde fuera hacia dentro. Haz también esos masajes en la parte externa del ojo.

– Mascarilla oxigenante: Ponte dos rodajas de pepino sobre los ojos para descongestionar la zona de los párpados y después ponte una mascarilla de barro para oxigenar el rostro, tensar la piel y eliminar impurezas. Déjala actuar 15 minutos y retírala suavemente, primero con papel tissue y después con leche limpiadora. Enjuaga y sécate el rostro sin estirar la piel.

– Nutrición para la piel: Utiliza una crema de noche antiedad y aplícatela con masajes circulares con la yema de los dedos desde el mentón hacia la frente.