Cuidado facial masculino con aceite del árbol del té
Son varias las causas por las que un rostro puede presentar acné, especialmente en la etapa de la adolescencia, donde un sinfín de cambios hormonales se reflejan en el cutis a modo de granitos y espinillas bastante molestos y antiestéticos. Por lo general, es un hecho que se va disipando con el transcurso del tiempo, pero hay otros casos en los que persiste aún con la edad, especialmente en los hombres a los que el afeitado les irrita la piel.

En estos casos, la piel se va haciendo cada vez más sensible, y el pelo de la barba que intenta crecer les va produciendo picores, pequeñas infecciones que, finalmente, se transforman en bolsitas de pus que dan paso a las espinillas. Los productos de afeitado de hoy en día intentan disminuir esos daños faciales, tanto los geles como las cuchillas te proporcionan un afeitado más apurado, de modo que realices menos pasadas y dañes menos tu piel.

Aún así, a veces conviene echar mano de otros productos que te ayuden a disminuir la infección y a cicatrizar bien las heriditas para evitar las posteriores marcas, por este motivo hoy quiero hablarte de los beneficios del aceite del árbol del té. Este producto es un concentrado que podrás encontrar en farmacias y parafarmacias, y cada vez son más marcas las que lo dispensan, en este sentido, siempre será más efectivo el que mayor porcentaje de concentrado contenga en su fórmula.

El aceite del árbol del té tiene propiedades antisépticas, fungicidas y antiacnéicas, y mantiene todo su poder natural aún en presencia de materia orgánica como sangre y/o pus, y entre sus demostradas propiedades destaca su actividad antimicrobiana, aparte de su excelente solubilidad y penetración dérmica. Su uso es muy sencillo, ya que sólo necesitas depositar unas gotas en un algodón y aplicártelo directamente en la zona a tratar, además, también puedes poner una gotita en tu crema facial de uso diario.