Desodorantes Biotherm Homme
La base de cualquier consejo de belleza tanto para hombres como para mujeres siempre debe comenzar por una higiene profunda y eficaz. Llevar a cabo una ducha diaria es un acto tan necesario como relajante, en el que podemos aprovechar para complementar otras rutinas necesarias para mantenernos a punto, como la eliminación de durezas en los pies, por ejemplo. De este modo realizaremos una limpieza profunda mientras mejoramos el aspecto de nuestra piel.

En cuanto a la eficacia, hay un producto que es la base y la estrella para que esa higiene diaria nos acompañe todas las horas del día. Ese producto es el desodorante, y dependiendo de su elección conseguirás sentirte fresco toda la jornada o comenzar a expedir un desagradable olor a pesar de tus buenas rutinas. Hoy te hablaré de los desodorantes Biotherm Homme, una gama que cuenta con 3 formatos diferentes para que puedas elegir libremente el que mejor se adapta a ti y a tu tipo de piel.

Tanto el formato en barra como en roll-on están formulados con una asociación de talco y micro-esferas de silicio poroso, a las que se les une el extracto de camomila. Esta fórmula te ofrece una acción anti-transpirante que regula eficazmente la transpiración sin bloquearla, así como otra acción desodorante que lucha contra el desarrollo de las bacterias responsables de los malos olores. La barra se desliza perfectamente por la piel y se absorbe rápidamente, sin que la textura quede demasiado grasa. El formato en roll-on tiene una textura fluida que permite ser extendido fácilmente, dejándote una sensación de frescor y suavidad.

Por su parte, el Day Control Deodorant Spray te proporciona una aplicación muy agradable a través de un spray suave y seco. Provoca un efecto satinado, suave, liso y polvoroso al tacto, sin ser pegajoso, y seca rápidamente. Su fórmula contiene Ricinoleato de Cinc, un regulador de lactatos, y extracto de camomila, por lo que también regula eficazmente la transpiración sin bloquearla, además de impedir el desarrollo de los olores desagradables que provocan las bacterias.