El estilo de Ashton Kutcher
A pesar de llevar varios años de reconocimiento como modelo y actor, Ashton Kutcher aún era un desconocido para el público menos dado a cine y televisión, pero su noviazgo y posterior boda con la famosísima actriz Demi Moore le sirvió de plataforma para convertirse también en un rostro popular y habitual de la prensa del corazón. Hoy su nombre vuelve a ser noticia por su recién anunciado divorcio tras 6 años de matrimonio.

A nivel profesional, el 2011 presentó a Ashton Kutcher como sucesor de Charlie Sheen en la exitosa serie “Dos hombres y medio”. Estas informaciones han hecho que pusiera la vista en él y así analizar su estilo, que a todas luces se presenta muy fresco, natural, juvenil, a la par que versátil, puesto que cambia continuamente de imagen, pero también es verdad que cualquiera de sus estilos los luce estupendamente.

El estilo de Ashton Kutcher
En la actualidad, Ashton cuenta con 33 años, pero presenta un aspecto que le da una apariencia aún más juvenil. Acostumbra a vestir de un modo informal, con vaqueros, calzado sport, y prendas ligeras, que dejan adivinar que debajo hay un buen cuerpo, pero nunca va marcando, puesto que eso es algo que ya no se lleva en absoluto. No obstante, si ha de acudir a alguna gala, su estilo formal también sabe defenderlo.
El estilo de Ashton Kutcher
La versatilidad de Ashton está más presente en el cuidado personal que en el vestuario. Podemos verlo con cortes de pelo algo larguitos y desenfadados, como otras veces lo lleva más recortado, tirando a tradicional, pero siempre con un aire muy casual, provocando estratégicas imperfecciones. Un toque muy acertado que impide darle una apariencia de ñoño repeinadito.

Del mismo modo, en otras ocasiones pudimos verlo con la tan moderna barbita de 3 días, un look que luce con gran encanto, donde sigue manteniendo la apariencia de la casualidad, pero mostrando una piel limpia, unas cejas bien peinadas y sin excesos, y siempre con ese aire aniñado que parece que nos impedirá verle crecer. Personalmente, un 10, porque defiende todos sus estilismos y no se ve incómodo en ninguno de ellos.