Pedicura para hombres
Cada vez son más los chicos que se habitúan a unas rutinas diarias con el objeto de cuidar su cuerpo, bien sea a base de su alimentación, practicando algún deporte, y/o con tratamientos y productos de belleza de consumo específico masculino. Todo eso está muy bien, siempre que se realice en su justa medida y que nunca te lleve a una obsesión. Pero hay otros frentes que aún debemos cubrir, uno de ellos, es el cuidado de los pies.

A pesar de que algunos puedan pensar que son “cosas de chicas”, la manicura y la pedicura son también cosa de hombres, y te puedo asegurar que son 2 de los aspectos en los que más nos fijamos las mujeres para dar un paso atrás y salir corriendo, puesto que nada resulta menos atractivo que un hombre que carece de la higiene fundamental, y las uñitas de los pies van en el lote.

Más allá del aspecto higiénico y estético (que no es poco), la pedicura es fundamental para mantener un buen estado de salud, puesto que en los pies se recogen todos los puntos neurálgicos del cuerpo, así que conviene exfoliarlos asiduamente, y ayudarse de piedra pómez y demás utensilios que te ayuden a retirar durezas, callosidades y pieles muertas; así como importante es el hecho de secarlos totalmente después de la ducha diaria, evitando así problemáticas del tipo hongos.

Las uñas son otro punto importante, conviene cortarlas en recto, para evitar que se entierren, algo que termina produciendo infecciones y grandes molestias; lo mejor es utilizar un alicate-cortaúñas, puesto que facilita el corte en cuadrado, y su palanca puede con cualquier tipo de uña, por muy fuerte que ésta sea (aunque siempre conviene ponerlas a ablandar un poquito antes). Por último: hidratación. Acostúmbrate a aplicar todos los días una crema hidratante, te relaja y retarda la aparición de nuevas durezas.